Sábado, 26 Mayo 2018

Ruta del Qujiote Adecam 2010. Ruidera

Existen rutas a las que no me hubiera planteado acudir sólo. Afortunadamente las Rutas del Quijote en MTB de ADECAM no son una de ellas, así que como eran fiestas en Vila-real y yo no soy lo que se llama un seguidor, me tomé la tarde libre y salí poco despues de las 15.00 hacia Ruidera, donde este año se celebra la edición de Septiembre de ADECAM.

Hacia las 19:00 tranquilito llegué al albergue (en otros tiempos hotel) Alonso Quijano, ubicado en las orillas de la Laguna 'La Isla' de Ruidera, descargué los trastos cuando me asignaron mi Loft ;-) y saludé a la organización: de momento a Paco Cerezo y Jose A. Pecharromán, ya que Jose Andrés (josan) y Dani fueron llegando en dias consecutivos, Las Chicas de Oro saltaron esta convocatoria y Rafa Díaz estaba 'escapado' en la Vuelta y ya tuve la ocasión de lanzarle una cerveza para celebrarlo en Tarragona (ya verás tu como en Octubre me reconoce! JAJAJA). Como en las anteriores ocasiones tuvimos una reunión explicativa de las etapas sobre las 20.00 y a las 20.30 como los chiquillos tocaba la cena en el comedor del Albergue. El problema aconteció con la hora del cafelito, ya que es temporada baja y el restaurante que habia al lado del Albergue ya habia cerrado, así que una vueltecita nocturna y para el catre a leer, que esta vez llevaba deberes ;-) En fin, unos a dormir prontito y otros de botellón, qué juventuuuud! JAJAJAA

El sábado, sin mucho madrugar, desayunamos a las 9 y fue allí donde conocí a los que se iban a convertir en mis compañeros de finde ;-) Nacho, Felix y Paco, paisanos de Sagunto y Mercedes de los Madriles y a los que aprovecho para saludar. Con el sol tomando fuerza y siendo casi las 10 de la mañana se inició la salida hacia el interior del Parque Natural, pasando por la zona del Hundimiento que visitamos el año anterior y realizando algun que otro repecho considerable, aunque con bastante buen firme salvo en contadas ocasiones. Posiblemente revertía más riesgo el hecho de apelotonarse cuando llegaba alguna curva que requería reducir velocidad o se presentaba algun repecho que ralentizaba la marcha.
También dejamos de pasada otros lugares citados en el Quijote como la cueva de Montesinos, la Ermita de San Pedro y el Castillo de Rochafrida.
Como en el resto de ediciones, íbamos realizando contínuas paradas para reagruparnos cuando el grupo se estiraba demasiado y por supuesto cuando divisábamos un cementerio. Era como la señal de que habia que parar (posiblemente porque así, si alguien se queda, ya no hace falta más organización). De hecho fue 'a la sombra de un ciprés' donde paramos a hacer el avituallamiento y a retomar fuerzas para cerrar el círculo que nos conduciría, esta vez por medio de un pequeño tramo de carretera, hasta el punto de partida, donde puntualmente, y como siempre a hora de niños, nos tenían preparada la comidita. {swf}20100911_RutaQuijote_01{/swf}
Trás el ágape, una duchita (era tal el férreo horario del albergue, que nos tocó zampar en modo guarrete) y la merecida siestecita. Posteriormente se nos antojó buscar dónde alquilar una piragua para darnos una vuelta por las Lagunas, así que fuimos de laguna en laguna y sólo encontramos patinetes (ya lo teníamos bien), botes andrajososo y diversos ingenios flotantes en forma de cisne cutrón y oca monstruosa, pero con el aliciente de tomar una/s birris en cada una. Así que pronto se nos hicieron las 20:30 y tuvimos que volver a por la merendola 'al cole' ;-)
Sabiendo que el Rte de al lado estaba cerrado, volvimos a organizarnos y salimos para Ruidera a tomar un café y regarlo todo un poquito, con la suerte que tras encontrarnos con los Malagueños, primero en un bar y luego en el pub del pueblo (ya veis... lo mejorcito de cada casa), y en medio del cubatica alguien le pregunta al camarero y resulta que la Guardia Civil se ponía a la salida del pueblo!. Juer! Y nosotros pensando que en estos lares la Benemérita no existía y resulta que fundía a cuantos podía en el stop de al lado! Dicho esto, nos organizamos y gracias a la ayuda de Félix que salió caminando en misión de explorador fuimos pasándonos la llamada e iniciamos el Plan Salida Ebria (pero poco... lo suficiente pa dar) hasta llegar sanos y sin sanción hasta el campamento base, aprovechando para dar la última xarraeta a la fresca y pa'l sobre!.

El Domingo me levanté con la sensación de quien termina unas vacaciones, recogiendo trastos y deshaciendo cama para dejarlo todo preparado a la vuelta de la ruta, Desayunamos un poco más prontito que el dia anterior y empezamos con dos ruedas pinchadas (que conste que yo no soy el gafe): las de Paco y Félix, y algun que otro incidente con alguno que se volvió a duchar en el avituallamiento inicial de agua ;-)
La ruta empezó como el sábado, salvo que en esta ocasión había menos pendientes, lo que resultó en una marcha rápida donde nos pusimos de polvo hasta las orejas (al terminar me saqué dos mocos y cualquiera diría que eran un ladrillo). {swf}20100911_RutaQuijote_02{/swf}
Pasando sombras de Chopos, anchos caminos polvorientos y la margen de un canal, llegamos hasta Argamasilla de Alba, donde cargamos las bicicletas en las camionetas, furgonetas y autobús y realizamos una visita turística a la casa-cueva de Medrano, lugar donde, se dice, Cervantes comenzó la escritura del insigne hidalgo Don Quijote de la Mancha, el mismo que más de 500 años despues, nos reune cada año para disfrutar de las localidades por donde tuvieron lugar sus aventuras y desventuras de la mano de Adecam.{swf}20100911_RutaQuijote_03{/swf}


Luego, rapidito rapidito, salvo unos espabilaos :-) que llegaron antes y se pudieron duchar antes de comer, volvimos en autobús y directos a por el arrocito del Domingo. Aun nos dió tiempo de hacer una pequeña sobremesa y recoger el diploma. Luego una ducha rápida y prontito fuimos despidiéndonos poco a poco todos. Primero los Gaditanos, luego los Malagueños, los de Ibiza y los Madrileños y los de Sagunto. A Mercedes la dejamos a la espera del taxi que le enviaba la aseguradora y al poco ya estábamos devorando Km de nuevo, esta vez por la carretera.

Ahora toca currar de nuevo, pero como cada año, esta salida ha supuesto una bocanada de aire, un reencuentro con la Mancha, los profesionales de Adecam y gente nueva con la que un fin de semana ciclista se convierte en unas vacaciones en toda regla. Un abrazo a todos, en especial a los compis de mesa: Mercedes, Paco, Nacho y Félix. Nos vemos en la próxima!