Martes, 11 Diciembre 2018

Zamponeando con el Cid

Aprovechando las Fallas por parte de Pedrico, las vacaciones por parte de Isente y las fiestas de la Magdalena por la mia, nos hemos vuelto a lanzar a una nueva aventura con nuestro conocido colega, el Cid.
Esta vez la ruta nos llevará desde Monreal del Campo hasta Teruel, pasando por Molina de Aragón y Orihuela del Tremedal. Alli nos espera una buena orejita en el tercer tiempo y de nuevo Ojos Negros hasta Sagunto.
Viernes 13
Puntuales, hemos salido de Vila-real a las 17.15 y en un par de horitas nos hemos plantificado en el Hostal El Botero de Monreal del Campo, donde nos hemos acomodado y  rápidamente hemos ido a sellar el salvoconducto a la casa de cultura. Tras las 'obligaciones' hemos acometido otras obligaciones más a nuestra medida. Nos hemos ido a otras casas de cultura a tomar unas merecidas cervecitas y su consiguiente papeo, aunque, lamentablemente, ninguno de los locales ha sido merecedor de catalogación por parte de los expertos zampones.
Ahora ya estamos en la habitación viendo el 'Sargento de Hierro' y preparados para el descanso del guerrero (si a los del hotel les da por apagar el foco que han dejado apuntando a nuestra ventana).
Aleee, bona niiiit

Sábado 14
He intentado ejercer la técnica del ronquido, pero ha sido inutil, deben de estar acostumbrados y no ha tenido efecto alguno, así que nos hemos levantado prontito y, tras un desayuno rapidito, nos hemos puesto en marcha  en busca del punto de inicio.
No es ninguna novedad que nos perdamos, asi que hemos empezando dando unas cuantas vueltas hasta encontrar el track, y una vez encontrado, nos hemos vuelto a perder ;-) Hemos pasado por medio de sembrados, hemos esquivado las balas de los campesinos y cuando, al fin, hemos ido siguiendo una pista decente... he pinchado!. Tampoco es ninguna novedad que pinchemos, pero en total, hoy, he pinchado 3 veces, 2 más Isente y otra más Gauss.{swf}200903_Ruta_Cid_01{/swf}Con todos estos percances, pronto se ha hecho hora de buscar sitio donde almorzar. Así es como hemos terminado en el centro social de Pozuel del Campo, donde un señor muy amable nos ha sacado un cacho de pan del congelador y nos ha cortado unos 'cachitos' de lomo.
Lo mejor es que para descongelar el pan, no había otra que dejarlo en el dintel de la ventana, al sol.
Luego hemos seguido bajo un dia formidable, entre pérdidas y pinchazos haciendo algún que otro recorte entre las lomas de Guadalajara. Como siempre, nos hemos encontrado con lo mejor de cada pueblo  y nos hemos topado con el Zumbado de El Pobo, que se paseaba por el pueblo con su bote de cerveza y su lata de mejillones. Vamo! todo un espectáculo.
Finalmente hemos llegado a Molina de Aragón tras un buen tramo de llanuras sin señales de vida humana y hemos descargado los trastos en el hostal Los Patanes.
Tras una merecida ducha, hemos visitado la ciudad del moro amigo del Cid (Abel el Gambón), mientras hacíamos tiempo para zumbarnos una buena orejita y un morteruelo en la Jamonería. (Lástima no haber sacado una foto para colgarlo en la sección de bares)
 Pero no contentos con esto aun nos hemos sacrificado con un buen Ribera de Duero y algo de carne en otro restaurante del pueblo.
Ahora, tras, el esfuerzo, me tienen esclavizado escribiendo a cara perro mientras me torturan con el repaso de la jornada de futbol. En fin, dentro de un ratico me vengaré y les emitiré unos ultrasonidos bien conocidos por algunos.
Au cacaus. Booona nit.
Descarga el Track de Monreal del Campo a Molina de Aragon
Domingo 15
Como ya viene siendo una costumbre, tras desayunar y bajar los trastos, hemos empezando arreglando un pinchazo, en esta ocasión en la rueda delantera de Isente.
Hemos puesto dirección a Castilnuevo y pronto hemos visto el desvio de la carretera hacia Torremochuela, donde hemos llenado las provisiones de agua en la fuente a la entrada del pueblo.
La ruta era muy ciclable, tenía constantes subidas y bajadas, y salvo algunas ocasiones en las que las rodadas de los tractores habían dejado grandes surcos, los caminos estaban en muy buen estado.
Durante la primera parte del recorrido, hasta casi llegar a Checa, el terreno era un completo desierto aunque con grandes llanuras verdes, pero sin un solo árbol que diera una mínima sombra.
Con todo y con esto, era recompensante encontrar fuentes de agua fresca y clara durante casi todo el trayecto.
Algo que también nos ha sorprendido bastante es encontrar por esta fecha, y a unas horas avanzadas del día, nieve por la ruta, especialmente en las zonas de umbría.
 Ya pasado Alcoroche hemos empezado un descenso hacia Checa y el inicio del parque natural del Alto Tajo ha sido evidente. Grandes árboles en un espeso monte nos daban la bienvenida y presidían el cambio a la segunda parte, coloreada en verde y rebosante de agua allá por donde pasásemos.
Al llegar a Checa, hemos buscado un bar y como la cocina estaba cerrada, nos hemos tenido que confirmar con unos estupendos bocatas con jamón y quesos del terreno. Hemos sellado el salvoconducto y al salir del bar, imagináis qué ha ocurrido? Exacto! La rueda trasera de Isente estaba por los suelos, así que ooootra vez a montar el taller ambulante ;-)
Una vez todo en su sitio, hemos puesto rumbo a Orea a buscar quién nos podía sellar el salvoconducto (toda una odisea) y cuando lo hemos conseguido en el hotel, hemos retomado la ruta y hemos afrontado la última subida, donde hemos decidido ponernos las chaquetas e iniciar el descenso hasta Orihuela del Tremedal, final de la ruta y donde teníamos reservado el Zulo de Casa Eduardo (lo cierto es que nos esperábamos algo bastante distinto y al final ha resultado ser un sitio decente). A todo esto hay que decir que el pueblo no es muy grande, pero buscando la casa nos lo hemos subido y bajado un par de veces.
Finalmente hemos subido a lo más alto (la iglesia de San Miillán) y desde allí hemos llamado a la dueña de la casa para que enviara a su marido en nuestra búsqueda. Motivo este donde nació la expresión que nos acompañaría todo el viaje: "Pues me toca los huevos!".
Tras una buena ducha, unas friegas con alcohol de romero y un merecido rebozado en after sun, hemos encendido la chimenea y hemos descansado un pelín hasta que se hiciera hora de la cervecita de la recompensa, aunque las tripas, en especial la de Pedrico, reclamaron pronto su peaje y nos encontramos con una nueva aventura.... encontrar dónde cenar. Tras intentarlo en el bar del centro nos remitieron a la salida del pueblo. Allí, una camarera 'super' simpática (otra Frau Simpatia) nos preparó los bocatas que podéis ver. El mio era de tortilla de atún y lo mio me costó terminármelo, así que imaginad los de 'lomito' JAJAJAJAJ
Bueno, y una vez más el dia llegaba a su fin y de nuevo nos retiramos al zulo, a buscar la habitación para la noche siguiente en Teruel y de paso a ver el estreno del programa de Berto.
Descarga el Track de Molina de Aragon a Orihuela del Tremedal
LUNES 16
Nos levantamos prontito y probamos suerte con los desayunos donde no la tuvimos para cenar la noche anterior, pero en esta ocasión la suerte nos acompañó y pudimos desayunar tranquilamente.
Luego salimos a buscar la sierra de Albarracín y lo primero que encontramos fueron caminos embarrados donde resultaba dificil rodar y luego una gran subida hasta Bronchales. Joooer, aun lo recuerdo! subida larga de tres pares de cojones y encima con el terreno embarrado, el no va más!. Allí nos sellaron el salvoconducto en el ayuntamiento, ya que la oficina de turismo estaba cerrada.
Y cuando empezó la primera bajada bonita del dia, imagináis qué pasó de nuevo? Exacto! Otro pinchazo (pellizco) en la rueda delantera de Isente y yo que casi me lo como cuando tuvo que frenarse para no cargarse la cubierta. 
Luego dudamos un momento entre la ruta que teníiamos marcada y al final la modificamos sobre la marcha al ver que estaba muy bien indicada.
Hecho que aparentemente nos salvó de una buena pendiente, pero que trajo consigo otras repercusiones, como tener que encontrar un camino perdido que nos llevó a una pista con tramos bastante trialeros (imaginad bajar por una pista así con 25Kg en las alforjas). Por lo demás la ruta era estupenda, con buenas pistas y un paisaje envidiable. Eso sí, con buenos desniveles ;-)
Al final lo conseguimos y pudimos llegar a tiempo de sellar el salvoconducto en Albarracín, y ya de paso nos metimos en un restaurante para disfrutar del menú del día (aprovechando que en Teruel no era festivo).
Hicimos un papeo distendido y hasta sobremesa, y tras este merecido descanso, nos pusimos en marcha hacia Cella. Y aunque el día era soleado, el viento hizo presencia y estuvo molestando durante todo el trayecto.
Durante un supuesto atajo, que finalmente no resultó ser tal, visitamos las pinturas rupestres de Albarracín y una vez alcanzada cierta altura, disfrutamos de una bajada de las que hacen historia sobre una pista que parecía una autovía de 8 carriles y que desembocó en Gea de Albarracín. Fué aqui donde otro pinchazo (apostad a ver de quién) nos obligó a perder otros minutos reparándolo.
De nuevo con el viento en contra empezamos de nuevo a subir hasta llegar a lo alto de una loma donde el viento resultaba realmente molesto, pero al fin lo peor parecía haber terminado y ahora quedaba la bajada hacia Cella, donde buscaríamos la estación de tren (que estaba a tomar por c*** del pueblo) y me desplazaría hasta Teruel para recoger el coche.
Puntual, pasó el tren y me despedí de los otros dos zampones que quedaron abandonados en 'algo' parecido a una estación de tren, pero que no ofreciía cobijo ninguno, y que, ante el viento frío que soplaba, no tuvieron más narices que vérselas para cruzar las vias y esperarme en el hostal El Poro (seguro que a algunos os resultará familiar del post de Rosica y yo desde Calamocha a Sagunto).
En un rato llegué a Monreal del Campo, recogí el coche, me desplacé a Cella y despues de recoger a Gauss e Isente, cargamos las bicis, sellamos el salvoconducto y buscamos nuestro hotel de Teruel, el Isabel de Segura.
Y estando en Teruel... dónde cenar mejor que en El Tercer Tiempo?? Por desgracia, Pedrico, que con la bici no habia pinchado salvo en una ocasíon, nos pinchó en persona y se tuvo que quedar en cama, mientras Isente y yo, nos agencíabamos una mesa con grifo en el bar y degustamos el menú Zampón del local (Oreja, Atascaburras y Falda) bien regadito con cervecita de barril y sin olvidar el postre mega-goloso y el orujito Zamorano del final. Un orgasmo para nuestros paladares, sin duda.
Por desgracia, tampoco Antonio pudo acompañarnos a nuestra cita Zampona, porque su padre se encontraba ingresado en el hospital recuperándose de una intervención.
Y asi, bien pasada la medianoche, volvimos al hotel a ver al 'pinchao' y de paso a organizar el dia siguiente, algo incierto por la previsión de viento.
Y con el tema claro, a dormir, que esta vez iban a cagarse con mis ronquidos!
Descarga el Track de Orihuela del Tremedal a Cella
MARTES 17
Nos levantamos tarde y dimos buena cuenta del desayuno buffet incluido en el precio de la habitación.
Lo mejor resultó ser cuando Pedro nos mostró su cámara de recambio que nos había acompañado todo el viaje y de la que, por suerte, no tuvimos que echar mano.
Aprovechamos para descargarnos en el coche de todo lo que no resultara imprescindible para la ruta del dia, comprar cámaras y parches de recambio (sufriendo el consiguiente sablazo), y fuimos a la búsqueda del sello para el salvoconducto, que, como siempre resultó sellarse en la otra oficina de turismo, retrasando, de nuevo nuestra salida de Teruel en búsqueda de la via verde de Ojos Negros, que vino a producirse pasadas las 11 de la mañana.
Con el día presidido por un viento incómodo, y ya habiendo realizado esta ruta en diversas ocasiones, decidimos que lo mejor sería realizar una ruta relajada y llegar a Sarrión, comer tranquilamente y empezar la operación vuelta a casa.
Y así lo hicimos, no sin antes pinchar en otra ocasión, como venía siendo costumbre durante estos días.
Llegamos a Sarrión a las 14.00 y esta vez probamos suerte en el el restaurante de al lado de la plaza. Dioooos!!! Todavía salivo cuando recuerdo el potaje de garbanzos!! UUUUUUf!!! tres cetas! sin lugar a dudas, tenemos un ZZZ en Sarrión, que lo sepáis.
Luego, para hacer tiempo hasta la llegada del tren, fuimos al bar donde siempre solemos tomar algo en Sarrión y Pedro nos mostró sus dotes con la baraja.Entre los tres inventamos un par de modalidades de Guiñote a tres y como colofón nos tomamos una copita y hasta un cubalibre.
Luego me fuí a Teruel, los recogí y volvimos a casa, a descansar, esta vez, de verdad.
Espero que os haya gustado este relato, aunque sólo sea la mitad de lo que a mi me ha gustado la ruta. Y con un poco de suerte, el resto del camino podremos realizarlo acompañados de más Zampones.
Venga quillos, a pensar fecha para la continuación.

Descarga el Track de Teruel a Sarrión