Jueves, 22 Febrero 2018

El Quijote se pasa por Daimiel

Lo intenté en la marcha de septiembre pero llegué tarde. Los Torremundis me habían hablado estupendamente de estas salidas organizadas por ADECAM, así que tan pronto como me fue posible, nos apuntamos Rosica y yo a la ruta de Octubre en el paraje natural de las Tablas de Daimiel.
Descarga la ruta Daimiel - Consuegra
La ida se hizo larga, ya que yo trabajé el viernes hasta tarde y eso nos hizo llegar a Daimiel sobre la 1 de la madrugada, de modo que no pudimos asitir a la reunión de bienvenida ni al primer cenorrio. No obstante, en pocos minutos nos acomodaron en nuestra habitación en el colegio mayor donde nos ubicaron. La habitación era gigante, con tres camas, baño y espacio suficiente para dejar las bicicletas.
A la mañana siguiente nos levantamos a las 8 para desayunar y ya vimos el planning en la entrada del comedor.
Desayunamos bien para iniciar nuestro primer dia de ruta dirección a Consuegra y salimos a la calle a preparar las bicis con el grupo e ir adaptándonos al fresquito de la zona.
A las 9 y poco ya estábamos todos organizados para la foto y tras las últimas instrucciones por parte de la organización, nos pusimos todos en marcha.
Primero salimos de la ciudad mientras nos paraban el tráfico (daba sensación mega-profesional), hasta llegar a la entrada al paraje natural de las Tablas de Daimiel.
Allí hicimos un rendez-vous con todos y nos adentramos en el paraje. Gracias a que estaba todo organizado pudimos entrar y rodar por las tablas, ya que en esta época del año el parque esta cerrado por anidación de aves. La ruta estaba muy bien organizada, haciendo grupos y atendidos en todo momento por los colaboradores de ADECAM.
A mitad del trayecto volvimos a hacer un alto en el camino y en una zona de descanso nos montaron un avituallamiento en toda regla para afrontar la última parte.
Hasta ahora todo había sido más bien plano, con alguna subidita hacia el final del trayecto, pero la parte final de la ruta del sábado subía hasta los molinos de Consuegra, así que podeis imaginar la subida por una senda. Creo que todos los participantes tuvimos que poner pié a tierra.
Una vez arriba pudimos disfrutar de una vista estupenda de toda la llanura. Ya habíamos cubierto los 75Kms de la ruta, ahora nos esperaban los autobuses con nuestra ropa para cambiarnos y los de la organización para ayudarnos a cargar las bicis en la bodega y darnos el saquito con el papeo como broche final ;-)
Tras cambiarnos y arrearnos el bocata tuvimos un ratito para descansar y al cabo de un ratico nos llevaron  a hacer turismo por Consuegra.
Allí nos hicieron una visita guiada por el castillo de Consuegra, muy importante durante la reconquista y que perteneció a la Orden de San Juan. Tambien conocido porque durante la batalla de Consuegra murió en 1097 el único hijo del Cid.
Tras la visita, nos cargaron en el bus y volvimos descansando hasta Daimiel, donde nos esperaba la ducha reconfortante y la cenita ligera. Lo que no pudimos evitar fue visitar la ciudad por la noche, que se encontraba en plena fiesta de la vendimia. Alli pudimos disfrutar de cervecitas + tapa (incluso despues de haber cenado). Luego, tras un carajillo manchego, nos volvimos a descansar para retomar fuerzas para el Domingo.

A la mañana siguiente, el plan era el mismo: levantarse prontito y salir temprano, esta vez para realizar una ruta circular desde Daimiel hasta las ruinas del castillo de Calatrava.
La ruta era una ruta sencilla, apta para todos los gustos y con buen tiempo.
Una vez en Calatrava, el gaitero del castillo nos dió la bienvenida y despues tuvimos tiempo para visitar el castillo y avituallarnos (que es lo que mas nos gusta).
Tras el refrigerio nos pusimos de nuevo en ruta hacia el destino y a mitad del camino nos reorganizamos para hacer la entrada triumfal en la ciudad.
En pocos Kms estaríamos en la residencia y teníamos órdenes estrictas de acudir directamente al salón de actos.
Allí nos esperaban los organizadores, representantes de la diputación de deporte de Castilla la Mancha y el propio alcalde de Daimiel.
Nos hicieron una ceremonia de entrega de diplomas y nos animaron a divulgar esta acción entre nuestros paisanos.  Este es el motivo por el que he redactado este post, para recomendaros a todos vuestra asistencia en próximas ediciones. Se trata, como habéis podido leer, de una ruta exquisítamente organizada, donde cualquier persona puede disfrutarla, y en caso de necesitar asistencia no hay nada que temer, puesto que en todo momento nos acompañan voluntarios, pickups e incluso ambulancias durante todo el trayecto.
Tras la foto de rigor, preparamos las maletas, nos arreamos la comida y de nuevo nos pusimos en marcha. Esta es, quizás, la peor parte de la ruta, pero ... todo sea por disfrutar de un fin de semana en la Mancha!