Miércoles, 17 Octubre 2018

La Roca... en Septiembre

De nuevo Peñíscola. Esa roca enmedio de Mar con unas estupendas vistas que destaca entre la escarpada costa de la Sierra de Irta.
Nada tendría de especial esta ruta, puesto que la hicimos hace bastante poco, salvo por la diferencia de que en esta ocasión la hicimos del tirón y bastante más tranquilos, al haber desaparecido la mayoria de los turistas..
Lo bueno que tiene esta época es que el dia todavía es lo suficiente largo como para salir a buena hora y recorrer toda la costa desde el Grao de Castellón hasta Peñíscola sin prisas y sin sudar una gota. Así es como salimos el sábado a las 9 y pico de la mañana y siguiendo carril bici, via verde y algun que otro camino rural, llegamos a Alcossebre. Hay que ver qué diferencia con la otra vez, la mitad de gente en el carril bici y sorprendentemente el doble de viejunos con la bici durante toda la ruta.
En Alcossebre nos dimos el merecido atracón en una terracita cerca de la ciudad y nos relajamos al sol de Septiembre (mucho más amable que el de Agosto) cervecita en mano.
Luego continuamos hacia la Roca e hicimos la parada de rigor en un lugar muy especial del camino justo antes de la subida a la Torre Badum. Se trata de un lugar idílico, un arbol que ofrece una sombra imponente y una vista inigualable de la costa de Irta. Bajo el rumor de las olas sobre la roca milenaria la siesta es un placer de Dioses y fue inevitable quedarse traspuesto un ratito mientras la chiquilla se dedicaba a recolectar romero en las cercanías.
Tras el respiro para aposentar la comida ya sólo quedaba subir la Badum (Rosica se portó como una campeona) y tras la subida, fuimos bajando y planeando hasta Penyíscola.
Como me dejé el camión en Benicarló, hicimos un último paseito hasta la tienda de Lores y cargamos los bártulos en la camioneta (imaginaos la pinta con el camión del reparto y vestidos de ciclista, parecíamos el equipo... JA!,  JAJAJAAJJ ).
Ahora, una vez en Penyíscola, quedaba lo relajado de la ruta: cervecitas en el pueblo, descubrimiento por parte de personal orihundo de los bares donde mejor preparan los mejillones autóctonos, etc y fin de fiesta con un buen chuletón a la brasa (qué cojones! al fin y al cabo ya lo habíamos quemado antes, no?)
Para broche, un mojito tranquilito en 'lo Bufadó' y sin agobios, antes de dar por finalizado el dia.
El Domingo, nos levantamos tarde y sabiendo que no hacia falta esperar al autobus para cargar la bici, alargamos el descanso en camita y saltamos directamente a la cervecita + tapa saltando el desayuno, para finalizar disfrutando en Benicarló de un menú especial en el Restaurante Pau (http://www.paurestaurant.com/) con motivo de las Jornadas del pescado y el pulpo de la Lonja. Hay que ver como se mueven en Benicarló: Que si la Carxofa, que si el pulpo... no perdonan una! Y ahi estamos los Zampones dispuestos a dar buena cuenta de ello, y es que, de qué sirve quemar sobre la bici si luego no disfrutamos compensando el esfuerzo? El equilibrio entre actividad y perrunia es nuestro lema ;-)
Espero que si leeis esto, os animéis a realizar la rutica (el track esta colgado en el primer post del Papa Luna), ya que, como veis, es muy fácil de realizar, el entorno es estupendo y luego podeis cargar las bicis en el bus hasta Castellón, así que... A qué esperáis? :-) Venga! A pedalear!