Martes, 21 Noviembre 2017

Le Petit Tour

llegada alpeBueno, paso a contaros la aventura de este verano, el viaje por los Pirineos y los Alpes de un servidor (Gauss) y un amiguete (Raúl) para subir alguno de los puertos míticos del Tour de Francia

 

 

 

 

 

 

 

Ordino

 

 

Punto de partida de esta epopeya. Queríamos subir por la mañana, después deldesayuno, pero el día amaneció tormentoso. Lejos de preocuparnos, nos fuimos de museos y nos dimos un homenaje en “El Molí de Farnals” en el pequeño pueblo de Sispony.

 

 

 

 

puerto ordino

 

 La cosa pintaba mal para todo el día pero, por la tarde,  encontramos una ventana de buen tiempo y lo intentamos. El puerto son 10 km al 7% bastante constante. La subida fue un poco precipitada por el asunto meteorológico, pero lo conseguimos con alguna dificultad que otra.Éste lo considerábamos un puerto de prueba y entrenamiento, aunque nos puso un poco en nuestro sitio, sobre todo a mí. Eufóricos por la “hazaña” nos dirigimos, con mucho cuidado por el asfalto mojado, hacia abajo, congelándonos a pesar de llevar chubasqueros. A la noche, tras una pizza tocaba descanso y a la mañana siguiente viaje hacia Grenoble.

L'Alpe d'Huez

raul grenoblegauss grenoble Una vez llegamos a Grenoble descansamos para estar preparados para la subida al mítico puerto. Al día siguiente la idea era intentar subirlo, el segundo día en Grenoble acercarnos al MontBlanc y el último subir Sestriere, pero una cosa son las intenciones nuestras y otra las realidades meteorológicas, y es que, si el primer día de Ordino nos llovió un poco, en Grenoble se desató un temporal de aupa, en los diarios locales titulaban literalmente:”Invierno en verano”, incluso legendarios puertos de montaña estaban cerrados por la nieve. Solución: Intentar visitar Grenoble y cambiar los planes de ciclismo.

  asfalto alpe

Estamos ya en el segundo día de Grenoble, amanece nublado, pero con impaciencia nos dirigimos a la base del puerto, Bourg d'Oisans a ver como evoluciona el tiempo. Al llegar se nos presenta un día fantástico de sol pero muy frío. Decidimos hacer unos quilómetros en el coche para inspeccionar el terreno. Nos encontramos con el parque temático de las subidas ciclistas, por las primeras rampas del 10% nos encontramos todo tipo de ciclistas intentando subirlo, desde familias a bicis con remolque, aunque a muchos de ellos se les podía encontrar unas curvas más arriba resoplando por todos sus poros, y es que una cosa es intentarlo y otra subirlo.

Bajamos con el coche de nuevo y nos preparamos para subirlo, sin que falte el nerviosismo del momento.

 

raul alpegauss alpe

 

Se trata de unos 14 km con un desnivel medio del 8,4 %, un Hors Categorie. La parte más dura se sitúa en el inicio, hasta llegar a la población de La Garde. Si uno se ceba aquí, seguramente lo pasará bastante mal en el resto. Después seguimos subiendo sin descanso y trazando sus legendarias 21 curvas, que llevan el nombre de los ganadores en este puerto. También nos encontramos con fotógrafos que retrataban el momento de esfuerzo de cada ciclista. Al llegar a la estación de esquí nos encontramos con una verdadera ciudad, entre el mercado, las obras y demás nos costó un poco encontrar la llegada de la etapa del Tour, pero al fin dimos con ella.

maset alpe La bajada como siempre congelativa, por lo que aprovechamos para ir parando y hacer las fotos de rigor, antes de sufrir algún percance por el agarrotamiento de los dedos de las manos.

 

Al llegar a Bourg d'Oisans toca la recuperación, bocadillo y coca-cola, no era Casa Paquita, pero nos supo a gloria.

Volviendo hacia Grenoble con el coche, nos acercamos a las priimeras rampas del Glandón y echamos unas fotos.

El descanso fue merecido. Nos dormimos repasando mentalmente cada metro de la subida.

 

Mont Blanc

No asustarseeeeeee, esta montaña la subimos, pero en teleféricooooo (además no hasta arriba del todo). Los planes habían cambiado, decidimos hacer turismo por el Mont Blanc y dejar para dos dias más tarde alguna subida por el Pirineo. El amigo Mariano tenía razón Sallanches, Chamonix, los Alpes, son increíbles. 

montblanc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carcassone

carcassone Salimos bien tempranito de Grenoble y nos dirigimos a la turística ciudad de Carcassone.Por la tarde, paseamos un poco por la preciosa Cité, cenamos y descansamos. Mañana nos quedará una vuelta de tuerca más, el último puerto, la victoria de Contador: El Plateau de Beille (no sabiamos dónde nos metíamos)

  

 

 

 
Plateau de Beille

estacion plateau

 

 

Tras unos 120 km de coche llegamos a la localidad de Les Cabannes, donde comienza el puerto. Tras superar L'Alpe d'Huez, envalentonados, pensábamos que iba a ser coser y cantar, pero señores, Plateau de Beille resultó ser un puerto aún más duro, son casi 16 quilómetros con un porcentaje medio del 8%, en la zona central, sobre el quilómetro 9 nos encontramos con una rampa del 15% que nos hizo padecer un verdadero calvario. Pero eso no nos iba a hacernos retroceder y apretando los dientes (y las encías) logramos llegar arriba sin poner el pie en el suelo.

 

curva plateau El puerto, a mi gusto, resulta más auténtico que los otros, con muy poco tráfico, algunos ciclistas y un paisaje ensoñador y todavía virgen. Hay que ir con cuidado en los últimos quilómetros para no tropezar con algunos de los “regalos” que han dejado las vacas que pacen por el lugar.

Al llegar arriba, con la moral por las nubes y las fuerzas por el suelo, comimos de maravilla en el restaurante de la pequeña estación.

Adivinad qué pasó en el descenso ... Siiiii volvimos a congelarnos y volvimos a aprovechar para hacer las fotos. Llegamos abajo, volvimos al hotel, duchita, cena y a soñar


En resumen, objetivos ciclistas y turísticos cumplidos, superando las expectativas iniciales. Hoteles bien, comida bien, coche bien, ¿qué más se puede pedir? ¿Que no llueva en Grenoble?

Se me olvidaba la foto Zamponaaaaaaaaaaaaaaa ;-)

                               gauss zampon