Martes, 21 Noviembre 2017

Canal de Castilla, la ruta fluvial.

Estas pascuas teniamos ganicas de pillar la bici y montar una rutica con alforjicas, asi que buscando por internet recabamos información sobre esta ruta del Canal de Castilla, que un compañero me había mencionado, y la verdad es que pintaba bien, así que nos organizamos y salimos escopetados el mismo mércoles por la tarde camino de Alar del Rey en Palencia. Hay que hacer mención a su web, que os recomiendo que visitéis, aunque solo sea para ver las magníficas fotos del recorrido. http://www.canaldecastilla.org/

El canal de Castilla es una inmensa obra de ingeniería para la época, que incluso ahora, se nos hace increible imaginar. El planteamiento inicial, que nunca llegó a terminarse, fue comunicar por vía fluvial Reinosa con Valladolid. Para ello se tuvieron que construir numerosas compuertas a lo largo de la conducción para salvar los desniveles y posibilitar, de este modo, la completa navegación.
En la actualidad, este canal esta completamente acondicionado para su disfrute, bien a pié como en bici.
Desde Alar del Rey, justo al lado de la linea férrea, parte el canal de Castilla. En su inicio se puede ver el antiguo embarcadero, hoy en total desuso, pero que nos ayuda a formarnos una idea de la importancia que tuvo en su época.
Durante todo el trayecto nos vamos encontrando paneles informativos que nos indican, tanto la margen del canal a seguir, como información adicional de los pueblos por donde vamos pasando y su historia asociada al canal.
Lo cierto es que todo el recorrido esta muy bien indicado, y salvo en un par de ocasiones, no tuvimos que retroceder un sólo metro. Una de estas ocasiones fue cerca de Herrera de Pisuerga, donde para atravesar el rio hay que tomar una embarcación que sólo funciona durante el verano, asi que fuera de esta época hay que desviarse previamente hacia el pueblo y recorrer un poco de carretera,
Durante el recorrido podemos disfrutar de grandes obras de ingenieria, como el acueducto de Abánades.
Y como no, la gastronomía juega un papel importante, como en el resto de los pueblos de España, y es que.. qué sería de una buena ruta zampona sin buenos alimentos?

Otro aliciente de la ruta es que comparte una pequeña parte de su recorrido con el camino de Santiago, que posteriormente recorrería con Josep en Mayo. Durante este tramo  adelantamos a unos cuantos caminantes, contagíandonos parte de la mágia del Camino. Y al fin llegamos al final de nuestra primera etapa. .
En Frómista, descargamos y aprovechamos para visitar la ciudad y sus monumentos.
La Iglesia de San Martín, el fiasco del museo del queso ..
Y sus vinooooooos!!
A la mañana siguiente, continuamos paseando de nuevo por el canal. Lo cierto es que es una gozada rodar en llano, sin tener que afrontar ningun desnivel en toda la ruta.
Y lo mejor del llano es, sin duda, que cualquiera puede hacer esta ruta sin sufrir lo más mínimo, especialmente si elegimos una buena época del año, porque nosotros tuvimos relativa suerte con el tiempo, pero estoy seguro que esto mismo en pleno verano debe ser un solanazo de cuidado.
Y hay que tener en cuenta que a pesar de la cantidad de agua sobre la que vamos paseando, se echa en falta alguna que otra fuentecita con agua potable, porque de otro modo, hay que salir de la ruta hacia el pueblo más cercano, y en ciertas ocasiones pasa bastante rato sin ver nada más que llano y agua.
Sorprende la cantidad de exclusas que hay durante todo el recorrido (49 en total), y teniendo en cuenta que la mayoria del trabajo fue realizado a manopla, nos damos cuenta que sin duda estamos ante una auténtico proyecto farónico, que por suerte, hoy todavia podemos disfrutar a lo largo de más de 125 Kms de paseo camino a Valladolid (sin tener en cuenta el otro ramal que se encara hacia el oeste).
Asi fue como nos pilló la lluvia y por suerte Rosica pudo atajar con la ayuda del tren hasta Dueñás, donde nos encontramos en el Hotel. Y es que hay que enfatizar en que el tren corre paralelo al canal y admite la carga de bicicletas, lo cual es otro punto a favor de la ruta., ya que facilmente se puede organizar empezando desde Valladolid y  tomando el tren hacia Alar del Rey para hacer la bajada en un solo dia.
Dueñas es un pequeño pueblo ya cerca de Valladolid y donde se enmarca la denominación de origen Cigales. Por desgracia no pudimos visitar ninguna bodega, pero las vimos desde fuera, y el aspecto que tenian era muy original. Subimos a la loma y nos sorprendió la vista colmada de luceras de las bodegas.
Otra cosa buena que tiene esta población son los restaurantes ;-)
Y para muestra, un botón.
Quien dice un botón, dice un buen chuletón ;.) no?
A la mañana siguiente salimos de Dueñas y realizamos la parte final del trayecto. Un corto paseo hasta Valladolid. La lástima es que como en casi todas las rutas, la entrada a la capital no deja de ser una entrada a una gran ciudad, por lo que el entorno empieza a perder su encanto cuando aparecen las zonas industriales.
Aun con esto llegamos tranquilamente a la ciudad y siguiendo el carril bici fuimos atravesando grandes zonas verdes hasta que finalmente llegamos al final de la ruta (o el principio, depende como se mire). Insisto en que cuesta creer todo el trabajo que se realizó para convertir todos estos kms en navegables. Máxime cuando alguien viene de una zona montañosa y mas bien seca como la nuestra.
Ya estamos en Valladolid, y qué se hace al llegar a la capital de la Ribera del Duero? Pues coincidiendo que una compañara vallisoletana de trabajo de Rosica estaba de visita con su novio nos dimos un garbeo por la zona de tapeo y pudimos alegrar nuestros paladares con unos estupendos vinos de la zona y unos muy bien presentados pinchos 
La ruta ciclista habia terminado, pero Valladolid nos ofrece algo tan estupendo como su entorno, su Bodegas.
  En Peñafiel pudimos gozar de las primeras visitas organizadas a la nueva Bodega de Protos, la primera de las bodegas que se estableció en Ribera de Duero. De hecho fueron ellos quienes dieron su nombre a la denominación, ya que el nombre original de la bodega fue Ribera de Duero, y Protos era sólo una coletilla, debido a que Protos significa 'la primera' en griego.
Y lo cierto es que les ha debido ir muy bien desde entonces, porque el nuevo edificio modernista todavia en obras tiene tela. Lo han pensado todo, un restaurante, salas de cata donde organizar cursos para enólogos y todos los adelantos técnicos sin dejar de lado la calidad y la tradición. (ahora mismo voy a pedirle a Nacha mi comisión por el márketing :-) ) En contraposición, Peñafiel tambien tiene su punto friki, y prueba de ello es su popular bajada del Angel, en la que bajan a un chiquillo vestido de ángel con unas cuerdas para quitar el velo a la Virgen en representación del fin del duelo por la muerte de su hijo.
Aunque por otra parte, dentro de su gastronomía, encontramos una nueva forma de comer orejita de cerdo..... Imaginais? Rebozada! Qué qué?
Aprovechamos tambien para visitar el famoso castillo de Peñafiel, donde se ubica el museo provincial del vino, y a juzgar por el tamaño de la botella expuesta en el castillo, no es de extrañar que los angelitos del grabado terminaran arrastrándose por el suelo con un pedal de cuidado
Ahora nos quedaba un buen tramo, esta vez con el coche. La vuelta se hace larga, aun cuando nos organizamos para visitar la última bodega en el Burgo de Osma: Martín Berdugo. Pero aun nos faltaba una última parada, y por qué no en Teruel? Y por qué no en El Tercer Tiempo? JAJAJJA
Pues claro!. Una buena oreja como mejor broche final para una ruta tan estupenda. Goyo ya nos ha hecho clientes de la casa y lo siguiente será llevarles una camisa Zampona como señal de hermanamiento. Por cierto, Goyo, que no te cobraste los postres. Muchas Gracias! ;-)
Y ya como curiosidad. No voy a explicaros para que sirve el artilugio que hay en el baño del Tercer Tiempo. Os insto a que vayais, os zumbeis una buena orejita, una falda de cordero y el atascaburras de la casa, terminando con la tortita megacalórica de chocolates y un buen orujito de Zamora para rebajarlo todo bien ;-)
En fin. Una nueva experiencia, una nueva ruta por otro estupendo paisaje de nuestra tierra, que os animo a realizar en cuanto tengais un fin de semana libre. Nos queda tanto por rodar...

Espero colgar en breve el track. Aunque os adelanto que es casi imposible perderse.